HOMBRES EN MOVIMIENTO. Deporte, cultura fisica y masculinidades en Argentina 1880-1970 / SCHARAGRODSKY PABLO (Compilador)

$4.400,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Prometeo Editorial Pringles 521 CABA Lunes a viernes (hábiles) de 9 a 17.30 hs
    Gratis
Compartir

El presente libro reúne una serie de trabajos que desde perspectivas teóricas y enfoques metodológicos diferentes, problematizan la historicidad de los cuerpos masculinos modernos, retomando un conjunto variado de propuestas de regulación, control, gestión, administración y gobierno de los cuerpos en movimiento. 
Teniendo en cuenta la estrecha e intensa relación entre la cultura física moderna y el proceso de ‘gender work’, la presente compilación retoma y problematiza el proceso histórico de construcción simbólica y material de cierto tipo de masculinidades, focalizando la atención analítica y hermenéutica en los modos y en las formas en que la cultura física y sus diferentes propuestas corporales han operado en el establecimiento y la delimitación de ciertos ‘guiones’ masculinos deseables, correctos o posibles -y no otros- y las formas en que fueron traducidos, cuestionados, re-apropiados y resistidos por los diferentes agentes, actores, instituciones y grupos sociales implicados en la rica y variada trama del universo deportivo, gímnico, scáutico, lúdico y recreativo.
Hombres en movimiento. Deporte, cultura física y masculinidades en la Argentina, 1880-1970 es un libro histórico que identifica tonos, matices, diferencias y patrones de sentidos sobre las masculinidades modernas en el pasado, pero al mismo tiempo se convierte en un libro muy actual, ya que muchas de las lógicas indagadas permanecen aún presentes en las prácticas corporales y están fuertemente naturalizadas. El desafío y la invitación de la compilación es doble. Por un lado, mostrar cuánto de arbitrario hubo y hay a la hora de pensar, actuar y sentir las subjetividades masculinas modernas dentro y fuera del universo de la cultura física y deportiva. Por el otro, re-pensar y revisar las prácticas corporales y deportivas con el fin de apostar por proyectos masculinos más empáticos, hospitalarios, plurales, contingentes, diversos y democráticos. Ello permitirá relaciones deportivas y, fundamentalmente, experiencias sociales más justas, dignas y solidarias.